Mesopotamia y las Primeras Civilizaciones


1. Las civilizaciones fluviales

Hacia el 3500 a. C. algunos pueblos asentados en los valles de grandes ríos (Tigris, Éufrates, Nilo, Indo, Amarillo) aprendieron a aprovechar las crecidas de las aguas con construcciones hidráulicas: canales y diques. Gracias al aumento de la producción agrícola y el comercio, las ciudades de algunas regiones prosperaron y construyeron grandes edificios. Además, las ciudades que estaban en el mismo valle fluvial, por su proximidad, compartían unas mismas creencias o cultura. A estos pueblos que se caracterizan por su gran desarrollo urbano (de sus ciudades) y por tener una misma cultura se llaman civilizaciones.

Actividades de comprensión lectora: 
  • ¿Por qué las primeras civilizaciones se desarrollaron en los valles fluviales de grandes ríos? 

2. Los Estados y los imperios

Fuente: INTEF/ Ilustrador: José Alberto Bermúdez
Las civilizaciones empezaron organizándose en ciudades independientes o ciudades-estado, pero cuando unas conquistaron a otras, formaron los primeros imperios. La creación de grandes imperios, facilitó el desarrollo de  rutas comerciales, aunque el comercio se reducía en los periodos de guerra.  Con las primeras civilizaciones surgieron los Estados, es decir, organizaciones formadas por el conjunto de los gobernantes y sus funcionarios (subordinados a los gobernantes) que ejercen el control sobre un territorio independiente y sus habitantes. Los estados se dividen en instituciones, organizaciones jerárquicas (unos mandan, otros obedecen), que se dedican a tareas diferentes, por ejemplo el ejército o el templo (los sacerdotes también formaban parte del Estado). La misma civilización podía tener varios estados o puede unificarse bajo el control de uno solo.

Actividades de comprensión lectora: 
  • ¿En qué se diferencia una ciudad-estado de un imperio?

3. La escritura

Para poder registrar los datos económicos, cobrar impuestos y garantizar el cumplimiento de  acuerdos comerciales, los mesopotámicos inventaron la escritura. El primer sistema de escritura, llamado cuneiforme, consistía en marcas en forma de cuña sobre tablillas o cilindros de arcilla. Primero lo hacían con dibujos, luego, para ahorrar tiempo, esquematizaron los dibujos y finalmente, los redujeron a líneas y puntos abstractos. El descubrimiento de la escritura marca el fin de la Prehistoria y el comienzo de la primera etapa de la historia, llamada Edad Antigua. En los primeros lugares (Egipto y Mesopotamia), coincide el comienzo de la Edad Antigua con la edad del Bronce.

Actividades de comprensión lectora:
  •  ¿Qué hecho marca el comienzo de la historia?
  • ¿Por qué apareció la escritura? ¿Cómo fue evolucionando?

4. Las diferencias sociales

Con las primeras civilizaciones surgieron los grupos sociales diferenciados. La sociedad se dividió en grupos privilegiados  (reyes, sacerdotes, altos funcionarios, grandes propietarios y escribas), grupos no privilegiados, el resto de personas (sirvientes, campesinos, comerciantes, artesanos) y personas sin libertad, o esclavos (resultado de las conquistas, por no pagar las deudas o por ser hijo de esclavos). La nueva sociedad se representa en un gráfico piramidal. Para evitar que los conflictos acabaran de forma violenta y para evitar los abusos de poder de los privilegiados, los gobernantes decidieron escribir una lista de nomas o código de leyes y  las colocaron en lugares públicos para que todos las pudieran ver.  Hay una excepción, la civilización del valle del Indo no hubo diferencias sociales, no se han encontrado palacios y todas las viviendas son iguales.

Actividades de comprensión lectora: 
  • Elabora una pirámide social incluyendo a los grupos sociales más destacados.
  • ¿De qué tres formas se convertía alguien en esclavo?
  • ¿Por qué los gobernantes decidieron poner las normas o leyes por escrito?

5. Las civilizaciones en Mesopotamia

En la misma región de Mesopotamia, se desarrollaron varias civilizaciones sucesivas:
  1. Sumeria (3.300 a.C.-2.300 a.C.). Se formaron ciudades-estado independientes (Ur, Uruk, Lagash, etc.) gobernadas por un rey/sacerdote. Inventaron la escritura.  
  2. Imperio acadio (2.300 a.C.) desde la ciudad de Acad. Sargón I conquistó muchas ciudades y se convirtió en el primer emperador de la historia. 
  3. Imperio babilónico (1.800-1.300 a.C.) desde Babilonia. Destaca el rey Hammurabi, autor de un importante código de leyes que lleva su nombre. 
  4. Imperio asirio (1300 a.C- 600 a.C.) desde Assur y Nínive. Fue una civilización guerrera que usaba armas de hierro, carro de guerra y armas de asedio. El rey Asurbanipal invadió Egipto y creo la gran biblioteca de Nínive. 
  5. Imperio neobabilónico (612 a. C.-539 a.C.) renace Babilonia. Al rey Nabucodonosor II, se le atribuye la construcción del zigurat de Marduk (torre de Babel), los jardines colgantes de Babilonia, y las puertas de Ishtar. En el 539, Babilonia fue conquistada por el emperador persa Ciro II
Desde el eje Mesopotamia - Egipto, la civilización se extendió a los territorios próximos, dando lugar a otras civilizaciones: 
  1. Minoica, en Creta (3000 a.C.-1300 a.C.)
  2. Hititas (1700 a.C.-1600 a.C.), en la península de Anatolia ()
  3. Fenicios (1200-539), en la costa norte del levante mediterráneo
  4. Israel (1200-722), en la costa sur del levante mediterráneo
  5. Media, en la zona norte de los Zagros
  6. Persia, en la zona sur de los Zagros
Actividades de comprensión lectora:  
  • ¿Cuál fue el primer imperio de la historia? ¿y el primer emperador?
  •  Ordena por orden cronológico y señala un gobernante y una ciudad importante: Imperio Asirio, Imperio Acadio, Sumeria, Imperio Babilónico, Imperio Neobabilónico.

5. El Imperio persa.  

Desde Persépolis (en una región próxima) el emperador Ciro II conquistó Media, Armenia, Mesopotamia, Fenicia, Judea, Lidia (península de Anatolia) y todos los territorios hasta la India. Defendió la libertad de comercio en sus dominios. Su hijo, Cambises III, conquistó Egipto. Murió asesinado y llegó al poder Dario I, que extendió su imperio hacia el norte (centro de Asía), hacia el este (valle del Indo) y hacia el oeste (Tracia y parte de Grecia). Dario construyó el  Camino Real Persa, un camino que iba desde Persépolis, (cerca del Golfo Pérsico) hasta Sardes (la capital de Lidia, cerca del Mar Egeo). Gracias a esto, los mensajeros persas eran los más rápidos.  

6. La cultura mesopotámica y persa

La religión mesopotámica era politeísta, entre sus dioses destacan Marduk (Dios más poderoso) e Ishtar (diosa del amor, la fertilidad y la guerra). Crearon relatos míticos (intervienen los dioses) para explicar el origen del mundo, del hombre, etc. como el poema de Gilgamesh. Cada ciudad y cada región tenía sus dioses principales.  Con el emperador persa Ciro II, se permitió la libertad de culto, siendo el primer gran gobernante de la historia que se hizo famoso por su política de tolerancia hacia todas las creencias. Años después, Dario I dio más protagonismo a la religión politeista de los persas, el zoroastrismo.

La arquitectura mesopotámica y persa se caracterizó por el uso del ladrillo, a diferencia del adobe, el ladrillo no tiene paja y es más consistente porque no se seca al sol, sino en hornos a mayor  temperatura. También inventaron los azulejos, al recubrir la pieza de barro con polvo de óxido de diferentes colores, la usaron  para decorar la parte exterior de los edificios. Usaron también el arco de medio punto de forma semicircular y la bóveda de cañón, una sucesión de arcos de medio punto. como se puede ver en la puerta de Ishtar. Construyeron torres escalonadas llamadas zigurat, como el de Ur, o el de Marduk. Por lo que se refiere a la escultura, hicieron relieves en los muros, esculturas exentas, es decir, separadas del edificio y estelas que eran monolitos (una gran piedra) verticales conmemorativas, es decir, que recordaban o conmemoraban un gran acontecimiento.

7. Las primeras civilizaciones de la India, China y América

  1. En la misma época de los sumerios, en la India se desarrolló la Civilización del valle del Indo (2.600 a.C.-1.600 a.C.), con ciudades como Mohenjo-Daro y Harappa. Sus ciudades tenían un diseño urbano planificado con calles rectas. Disponían de  canales para el agua y cloacas para los deshechos. Disponían de escritura, que no ha sido descifrada. Fueron invadidos por pueblos indoeuropeos y muchos de sus avances se perdieron. 
  2. Simultáneamente a la época acadia, en China comenzó a gobernar la primera dinastía, la Xia  (2.300 a.C.-1.600 a.C) en torno al valle del río Amarilo o Huang-ho.
  3. Cuando Babilonia dominaba Mesopotamia, en centro América apareció la primera civilización del continente, Olmeca (1500 a.C.-500 a.C.) , que inventaron una escritura con signos en forma de glifos.
  4. Al mismo tiempo que se expandía asiria, aparece la primera civilización sudamericana, la Chavín (1200 a. C. - 200 a. C.).







La Revolución Norteamericana














De la Guerra de los Siete Años, concluida en 1763, Gran Bretaña emergió como la gran vencedora, obteniendo inmensos territorios en Asia, África y América. La flema británica veía con orgullo flamear su bandera alrededor del mundo, sin advertir que la extensión del imperio se convertiría en un verdadero talón de Aquiles. La guerra dejó al gobierno británico al borde de la bancarrota, con una deuda de 130 millones de libras, mientras la administración de las nuevas posesiones obtenidas multiplicaría los gastos por cinco, pasando de 70.000 a cerca de 350.000 libras anuales. Alguien –y según la imperial costumbre, no Londres– tenía que levantar el muerto.
Al primer ministro George Grenville se le ocurrió aplicar “un plan de ajuste”, pero, como decíamos, no en Gran Bretaña sino en las colonias americanas. Para ello, propuso que el gobierno fortaleciera el control económico y político sobre sus posesiones imperiales norteamericanas. El gobierno inglés, pionero en un truco perdurable, intentó disfrazar el ajuste, con la Ley de Ingresos de 1764, conocida como Ley del Azúcar, que reducía a la mitad el arancel a las importaciones de melazas extranjeras, mientras gravaba nuevos productos como lino, seda, añil, café, limón y vinos extranjeros. Además se ampliaba la lista de mercancías “enumeradas”, aquellas que sólo podían exportarse a Inglaterra. Londres se convertía así en intermediaria de los productos coloniales, elevando su precio y quedándose con jugosas ganancias.

Nuevas medidas contribuyeron a agitar el sentimiento antibritánico como la prohibición de imprimir papel moneda en las colonias y la obligación de mantener, a expensas de los colonos, un ejército inglés de 10.000 hombres, cuya obvia misión era la represión de quienes debían sostenerlo. Pero la gota que colmó el vaso fue la Ley de Timbres, aprobada por el Parlamento en marzo de 1765. El impuesto consistía en un sello –que debía imprimirse en testamentos, licencias, pólizas de seguro, etc.–, sin el cual todo documento carecía de validez legal. El gravamen recaía también sobre periódicos, panfletos, volantes y hasta naipes.
La Ley de Timbres se convirtió en un boomerang que en su regreso golpearía directamente al gobierno británico. Lejos de contribuir a ensanchar las arcas de la corona, la medida significó el comienzo de la unificación de unas colonias que se habían creado y prosperado en un singular aislamiento. Representantes de nueve de las trece colonias se reunieron en octubre de 1765 y lograron que la medida fuera derogada.

El conflicto resurgió en 1773, cuando el Parlamento aprobó la Ley del Té, que otorgaba a la Compañía Británica de las Indias Orientales el monopolio de la venta de ese producto en las colonias, desplazando a los comerciantes locales. Las protestas no tardaron en llegar. En Boston, cuando el gobernador intentó forzar la descarga de un embarque, un grupo de colonos disfrazados de “indios” tomó los barcos y arrojó la mercancía por la borda. Gran Bretaña vio en este episodio –que pasó a la historia como el “Boston Tea Party”– un desafío inadmisible para el orgulloso espíritu imperial y decidió dar un castigo ejemplar, aislando a la colonia rebelde.
Pero una vez más el tiro le saldría por la culata. En solidaridad con Massachusetts, las colonias establecieron el boicot a los productos ingleses y crearon un ejército continental, al mando de George Washington, para enfrentar a las tropas del rey. Inglaterra envió a mercenarios alemanes, además de las fuerzas regulares, para combatir a los sublevados, aumentando el resentimiento de los colonos.

Los filósofos de la Ilustración, especialmente Rousseau, Locke y Montesquieu, impregnaron tanto la propaganda rebelde como la Declaración de la Independencia y la Constitución, documentos fundacionales de la nación.

A principios de 1776, Paine publicó un incendiario panfleto, Sentido Común, que contribuiría a exacerbar los ánimos contra los británicos: sostenía que un hombre honrado valía por “todos los rufianes coronados que hayan vivido”. Se apreciaba, además, su escaso afecto por el rey Jorge III al que llamaba “la Real Bestia de la Gran Bretaña” 1 y señalaba el absurdo de que un continente fuese gobernado por una isla.

Parece increíble que el país que avasalló a lo largo de su historia imperial los derechos humanos de medio mundo, base su sistema democrático en aquella romántica Declaración de la Independencia aprobada el 4 de julio de 1776, que contiene conceptos como: “las leyes de la naturaleza”, que defiende los “derechos inalienables” como “la vida, la libertad y la búsqueda de la felicidad” y el derecho del pueblo a “abolir o reformar” un gobierno que atente contra esos derechos.



Once años más tarde, la Constitución norteamericana haría suyo el principio de separación de poderes propuesto por Montesquieu. El poder estaría dividido en tres: un ejecutivo, ejercido por un presidente; un legislativo, compuesto por dos cámaras, y un poder judicial.
Tras la victoria de los colonos en la batalla de Saratoga, Francia firmaría la alianza con los rebeldes en febrero de 1778 y entraría en guerra contra Gran Bretaña. España se sumaría a los franceses poco después. Uno de los combatientes franceses, el marqués de Lafayette reconoció en la revolución norteamericana el comienzo de una nueva era: “La era de la revolución norteamericana, que puede considerarse como el principio de un nuevo orden social para el mundo entero, es propiamente hablando la era de la declaración de los derechos” 2.


Batalla de Saratoga


Jacques Pierre Brissot, uno de los líderes de la Gironda, profetizará: “La revolución americana ha producido la Revolución Francesa: ésta será el foco sagrado de donde partirá la chispa que incendiará a las naciones cuyos amos se atrevan a acercársela”. 3
 Autor: Felipe Pigna
Referencias:
1 Morison, Samuel Eliot y Steele Commager, Henry, Breve historia de los Estados Unidos, Fondo de Cultura Económica, México, 1987, pág. 111.
2 Jean Pierre Brissot, Memorias, tomo IV, citado por Lewin, Boleslao, Los movimientos de emancipación en Hispanoamérica y la independencia de Estados Unidos, Raigal, Buenos Aires, 1952, pág. 122.
3 Monitor del 14 de julio de 1797, citado según Laurent, La historia de la humanidad, tomo IV, pág. 635, traducción de Nicolás Salmerón y Alonso, Ángel Fernández de los Ríos y Tomás Rodríguez Pinilla, Madrid, 1880; en Lewin, op. cit.
Artículos relacionados:
btnLa Revolución francesa
btnAntecedentes de la Revolución de Mayo
Fuente: www.elhistoriador.com.ar

EL URUGUAY DE LA MODERNIZACION



Los gobiernos de los militares colorados Lorenzo Latorre (1876- 1880), Máximo Santos (1882-1886) y Máximo Tajes (1886-1890), fueron los que asentaron el poder central, dominaron a los caudillos rurales y tornaron los alzamientos sino imposibles, difíciles.

El Estado y el ejército gozaron desde ese momento del monopolio de la coacción física, en parte porque el armamento era ya costoso y de difícil manejo para los gauchos - el fusil Remington de repetición y la artillería Krupp hicieron su aparición - ; en parte porque los medios de comunicación (telégrafo) y transportes (ferrocarril) fortalecieron el poder montevideano; en parte porque la sociedad y la economía estaban cambiando y se oponían a las costosas rebeliones del pasado.

También contribuyó el afianzamiento de la paz interna el fortalecimiento del sentimiento nacional que ya no admitió la internacionalización de los partidos uruguayos y sus alianzas con los federales y unitarios argentinos o los bandos brasileños. La unificación de la Argentina y el Brasil, en torno a Buenos Aires y Río de Janeiro, hizo que poco a poco desaparecieran los llamados desde esas naciones a participar en las luchas internas. Desde este ángulo, la "Revolución de las Lanzas" (1870-1872) fue la primera guerra civil puramente uruguaya.

A los militares sucedieron los gobiernos civiles, presidencialistas y autoritarios, de Julio Herrera y Obes (1890-1894) y Juan Idiarte Borda (1894-1897).
Al exclusivismo colorado y sus manipulaciones electorales respondieron las revoluciones blancas capitaneadas por el caudillo rural Aparicio Saravia. Su levantamiento en 1897 fue la base de un gobierno colorado de compromiso con los blancos, el de Juan L. Cuestas (1897-1903).


Electo José Batlle y Ordóñez en 1903, Aparicio Saravia dirigió en 1904 la última gran revuelta rural. Pero estas dos revoluciones difieren de las anteriores: el programa de reivindicaciones políticas tendió a crecer sobre la mera adhesión a la tradición partidaria, y así, en 1897 y 1904, los blancos alzaron las modernas banderas del respeto a la voluntad popular en las elecciones y la representación proporcional de los partidos en el Poder Legislativo.

La paz interna y el fuerte gobierno central montevideano estuvieron vinculados a paralelas transformaciones que ocurrieron en la demografía, la economía, la sociedad y la cultura del Uruguay.
El Uruguay de 1830 apenas contaba con 70.000 habitantes. El de 1875 poseía ya 450.000 y el de 1900 un millón. El espectacular crecimiento - la población se multiplicó por 14 en 70 años - no tenía parangón en ningún país americano. La alta tasa de natalidad dominante hasta 1890 - 40/50 por mil habitantes - se había unido a una relativamente baja tasa de mortalidad - 20/30 por mil - para ambientar este hecho , pero el factor crucial de la revolución demográfica fue la inmigración europea.
Franceses, italianos y españoles hasta 1850, italianos y españoles luego, llegaron en 4 o 5 oleadas durante el siglo XIX. La inmigración fue temprana en relación a la más tardía que arribó a la Argentina, y sobre todo fue cuantiosa en relación a la muy pequeña población existente en 1830. De 1840 a 1890, Montevideo poseyó de un 60 a un 50 % de población extranjera, casi toda europea. El Censo de 1860 mostró un 35% de extranjeros en todo el país, y el de 1908 redujo esa cifra al 17%.
Los europeos - y brasileños - , con valores diferentes a los de la población criolla, sobre todo los primeros, más proclives al espíritu de empresa y al ahorro; protegidos por sus cónsules durante las guerras civiles y recompensados siempre por sus pérdidas por el estado uruguayo amenazado desde el exterior, se convirtieron hacia 1870-1880 en los principales propietarios rurales y urbanos, como poseían el 56% del total de la propiedad montevideana y el 58% del valor de la propiedad rural.
Los inmigrantes europeos fueron también los iniciadores de la industria de bienes de consumo al grado que en 1889 controlaban el 80% de esos establecimientos. Los inmigrantes, hostiles por lo general a las disputas entre blancos y colorados, exigieron la paz interna.

La estructura económica se modificó. El ovino se incorporó a la explotación del vacuno en la estancia de 1850-1870. De acuerdo al censo de 1852, la existencia ovina se reducía a 800.000 cabezas que daban de 400 a 500 gramos de lana criolla por cabeza, sólo apta para colchones. En 1868 la existencia se estimó en 17 millones que rendían 1,150 gramos de lana merino por cabeza, pues ya se había iniciado el mestizaje con ejemplares procedentes de Francia y Alemania. La lana suple al cuero como principal producto de la exportación uruguaya en 1884 de ahí en adelante, hasta que apareció con vigor la carne congelada en 1910-1920, la lana fue el principal rubro de ventas al exterior.
Esta transformación fue ambientada por el alto precio de la lana en el mercado internacional, debido sobre todo a la desaparición de la fibra competitiva, el algodón, a raíz de la Guerra de Secesión en los Estados Unidos (1861-1865).
El ovino que podía ser explotado en campos de pasturas de calidad inferior y exigía 5 veces menos tierra por unidad que el vacuno, sirvio de base al desarrollo de la clase media rural. También requería en los comienzos, un incremento de mano de obra. El estanciero poseía ahora además del vacuno criollo que casi solamente adquiria valor por su cuero, el lanar, que el mercado europeo siempre compraba a buen precio.
El Uruguay de fines del siglo XIX tuvo así características económicas que lo singularizaron en el contexto latinoamericano. Producía alimentos - la carne - y satisfacía otras dos necesidades básicas del hombre, su calzado, con el cuero, y su vestimenta con la lana. Sus mercados externos se habían diversificados en vez de tender a la dependencia de un solo comprador. Brasil y Cuba consumían su tasajo; Francia, Alemania y Bélgica, sus lanas; y Gran Bretaña y Estados Unidos, sus cueros. Al comprarle Europa mercaderías que ella también producía, el Uruguay gozó de una renta diferencial elevada, por cuanto Europa mantenía sus ganados con más altos costos de explotación.
Estimaciones recientes del ingreso per cápita en el siglo XIX, realizadas en base al 15% de las exportaciones, permiten sospechar un elevado ingreso en el Uruguay de 1870-1900 - 317 dólares per cápita en 1881-1885, por ejemplo comparable y superior al de los Estados Unidos y muy superior al atribuído al Brasil.
Debemos anotar también que el librecambio británico - y europeo en general - fue una pieza esencial de este sistema económico en el cual el Uruguay vendía a Europa mercaderías que competían con su producción agraria. Mientras ese libre cambio duró - y lo hizo hasta la crisis mundial de 1929 - Uruguay tuvo un lugar económico seguro y rentable en el mundo.
Al ovino siguió el acercamiento de las estancias. Estas fueron alambradas entre 1870 y 1890 tanto para asegurar al propietario el uso exclusivo para sus ganados de las pasturas, como para permitir el mestizaje del ovino y el vacuno con razas europeas. El cerco dejó desocupada a la mano de obra que antes custodiaba el ganado y generó un problema insólito de hambre y miseria rural. Esta desocupación tecnológica se convirtió paradojalmente en un buen caldo de cultivo para las últimas guerras civiles de fines del siglo XIX y principios del XX.
Ovino y cercamiento, dos enormes inversiones aumentaron la necesidad de orden interno que tenían los estancieros. Los terratenientes protagonistas de estos cambios se agremiaron y fundaron la Asociación Rural en 1871, con el fin de imponer la paz interna a toda costa.
Paralelamente ocurrieron transformaciones en el medio urbano. A partir de 1860 comenzaron las primeras inversiones extranjeras, sobre todo británicas. Fueron los avanzados entre 1863 y 1865, la fábrica Liebig en la industria de carnes, y en las finanzas el Banco de Londres y Río de la Plata y el primer empréstito del gobierno uruguayo de los inversores en la City Londinense. En 1884 se estimó en 6,5 millones de libras el total de las inversiones británicas; en 1900 ya eran 40. Los ingleses ya habían construído los ferrocarriles - la primera línea fue inaugurada en 1869 y en 1905, el kilometraje total alcanzaba los 2000 - invertido en los servicios públicos de Montevideo (agua corriente, gas, teléfonos, tranvías) e incrementando sus empréstitos al gobierno y su intervención casi monopólica en el mercado de los seguros.
En el caso de los ferrocarriles, los capitalistas ingleses obtuvieron importantes concesiones del gobierno uruguayo que deseaba ese medio de transporte a cualquier costo con tal de poder utilizarlo para doblegar las revueltas rurales. La mayoría de las líneas gozaron de un interés garantido del 7% del capital ficto de 5.000 liras por kilómetro de vía férrea, lo que ocasionó la construcción de inútiles curvas y tal vez de un 10 a un 5% de kilometraje superfluo. El Estado solo podía intervenir en la fijación de las tarifas si las ganancias de las empresas superaban el 12%, cifra a la que naturalmente nunca llegaron.
El ferrocarril fue esencial para que el gobierno central pudiera controlar el interior. Cuando en 1886 el Río Negro fue cruzado por un puente ferroviario, el Uruguay, que siempre había estado dividido en dos mitades en invierno, se unificó.
Este medio de transporte, así como las otras compañías inglesas instaladas en Montevideo, generaron una corriente de antipatía popular por sus elevadas tarifas y deficientes servicios. El monopolio que usufructuaba el ferrocarril, la empresa de aguas corrientes, la del gas y el oligopolio de las compañías de seguros, contribuyeron a fomentar dudas en la clase política ya en 1890 acerca de los beneficios que acarreaba al Uruguay el capital extranjero no vigilado por el Estado.
Por eso la ley de 1888 instituyó un control estricto de la contabilidad de las empresas ferroviarias y en 1896 se fundó el primer banco del Estado: " Banco de la República Oriental del Uruguay".
Todos estos inversores, como es casi obvio, exigían la pacificación interna del Uruguay, pues las utilidades de la empresas extranjeras y el cobro de los intereses de la deuda del gobierno uruguayo, por ejemplo, estaban ligados a la marcha pacífica y próspera del país.
La inversión británica en el Uruguay, aunque pequeña comparada con la totalidad de las imperiales en el mundo, era cuantiosa comparada con el capital industrial uruguayo. El Uruguay ocupaba el quinto lugar en la cuantía del capital inglés invertido en América Latina, teniendo los primeros puestos Argentina, México, Brasil y Chile. Pero si dividimos la inversión extranjera por el número de los habitantes del país latinoamericano receptor, el quinto lugar se transforma en segundo, sólo detrás de Argentina.
Luego en 1875, el crecimiento demográfico y la legislación aduanera proteccionista ambientaron el nacimiento de la industria moderna. Incipiente y desarrollada sólo en la provisión de bienes de consumo (alimentos, bebidas, muebles, tejidos, cueros), generó tanto un patronato deseoso de orden como un proletariado, numericamente exiguo, pero hostil al enganche en las filas de los ejércitos blancos y colorados.
La sociedad uruguaya, resultante y promotora a la vez de estos cambios, fue muy distinta a la de la primera mitad del siglo XIX. Las clases se diferenciaron con claridad, la dueña de la tierra era compleja, pues al lado del latifundio se consolidó la propiedad mediana con la explotación del ovino. El censo de 1908 permite deducir que los predios de 100 a 2.500 hectáreas, asimilables a estancias de la clase media rural, ocupaban el 52% de la superficie apta, y que 1391 predios de más de 2501 hectáreas - los latifundios - ocupaban el 43% de esa superficie. Este era el fruto de una larga evolución histórica que salvo a la gran propiedad pero la obligó a cohabitar con una importante clase media rural. Las guerras de la independencia y las civiles con su cortejo de ruina ganadera, robos de haciendas e interrupción de la producción, tuvieron otra consecuencia importante: la titularidad de la propiedad cambio de manos velozmente en el siglo XIX. El latifundio existía en 1900 pero los latifundistas ya no eran los mismos del período colonial o de los primeros años del Uruguay independiente. La clase alta olía a nuevos ricos. Eso disminuyó su poder y su prestigio en el seno de la sociedad.
Los estancieros gozaban en 1900 de la posesión de dos monopolios: la tierra y la carne, valorizadas ambas con los avances de la industria saladeril y sobre todo con la fundación en 1905 del primer frigorífico exportador de carnes congeladas a Europa.
El proletariado rural ya no podía optar entre la vagancia y la labor en las estancias, ahora debía trabajar para alimentarse. Los desocupados miserablemente en los llamados "pueblos de ratas", cambiando su anterior dieta carnívora por ensopados de escaso valor nutritivo. El servicio doméstico o la prostitución para las mujeres; el peonaje, la esquila, el contrabando y el robo de ganado para los hombres, fueron las actividades del gaucho moderno. Pero, ya empezó a emigrar a las ciudades.
En Montevideo, la aparición de la "cuestión social" fue la novedad. Aunque el ascenso social aún era posible, las condiciones de vida del proletariado industrial eran duras. Las jornadas de 11 o 15 horas ambientaron la prédica anarquista y la fundación de los primeros sindicatos hacia 1875. El viejo temor de la clase empresaria a la subversión blanca, fue poco a poco sustituído por su nuevo miedo a la revolución social.
Ocurrieron cambios también en el orden cultural y mental. La Universidad abrió sus puertas a los estudios de abogacía en 1849, a los de Medicina en 1876 y a los de Matemáticas en 1888. En 1877, el gobierno del coronel Latorre, inspirado por José Pedro Varela, decretó una importante reforma en la enseñanza primaria, volviéndola obligatoria y gratuita y otorgándole recursos para su desarrollo. La tasa de analfabetismo que era elevadísima, comenzó a descender. El deseo de incrementar la actividad política de los habitantes y a la vez prepararlos mejor para el nuevo orden económico estuvo detrás de esta transformación.

El Uruguay también secularizó sus costumbres y su cultura. En 1861 la Iglesia Católica comenzó a perder su jurisdicción sobre los cementerios; en 1879 el estado decidió llevar los Registros del Estado Civil aunque admitió que el casamiento religioso precediera al civil. En 1885 se instituyó el matrimonio civil obligatorio y este debió celebrarse antes que la ceremonia religiosa. En 1907 se aprobó la primera ley de divorcio.
A pesar de que en las escuelas del Estado, aún se aprendía el catecismo, la hostilidad de las autoridades y muchos maestros, redujo esa educación al mero aprendizaje de memoria del Catecismo, sin ninguna explicación previa. En 1909 fue suprimido por completo este resto de enseñanza religiosa.

La juventud universitaria, hecho tal vez más significativo que los anteriores, se embarcó primero en el espiritualismo ecléctico (1850-1975) y luego de esa fecha en el positivismo y el agnosticismo, cuando no el ateismo. La Iglesia Católica se sintió perseguida y reaccionó, pero el grueso de las clases dirigentes y buena parte de la población o siguieron hostilizándola o la miraron con indiferencia. De acuerdo al censo de 1908, los católicos ya no eran la mayoría absoluta entre los hombres nativos de Montevideo. Su 44% era seguido muy de cerca por un 40% de hombres nativos que se habían declarado liberales.

Otro signo de la modernidad fue la aparición de un nuevo modelo demográfico. La natalidad comenzó a decrecer ya en 1890, la edad promedio del matrimonio femenino ascendió de 20 a 25 años, y comenzaron a aparecer las primeras formas de control artificial de la natalidad, denunciadas con vigor por el clero católico.
De este modo llegó al siglo XX el país mas tempranamente europeizado de América Latina.
________________________________________
documento elaborado por: José Pedro Barrán
Fuente: www.rau.edu.uy

Ejercicio
- Explique como logran los gobiernos militares asentar el poder central a partir del concepto del monopolio de la coacción física.

- Investiga sobre la "Revolución de las Lanzas" (1870-1872). ¿Por qué se argumenta que fue la primera guerra civil puramente Uruguay?

2) Comenta el significado de los de siguientes titulos de la historia de la modernización del Uruguay:

- "Afianzamiento de la paz interna y el fortalecimiento del sentimiento nacional".

- "El exclusivismo colorado y las revoluciones blancas"

[3] Explica que causas motivaron a que la población uruguaya se multiplicara por 14 en 70 años (1830 – 1900).

[4] Realiza un análisis de la modernización de la estructura económica en el Uruguay a partir de la revolución del lanar.

[5] Identifica los beneficios y pejucios que acarrea el cercamiento de los campos.

La Modernización de Uruguay



Una mirada al marco Internacional



En la segunda mitad del S. XIX, el mundo industrializado del que Inglaterra forma parte desde el siglo anterior por el proceso conocido como Revolución Industrial, entra en una nueva etapa.
El desarrollo de la Revolución Industrial y del sistema capitalista trajo aparejado, transformaciones en el comercio, incremento de las modalidades financieras y la aplicación de las políticas imperialistas.

La industria a medida que introduce nuevas tecnologías produce cada vez mayores volúmenes de producción. Esto generó nuevas necesidades: por un lado, más capital para pagar: maquinaria, materia prima, investigación tecnológica y mano de obra especializada; por otro lado, acceder a nuevos mercados para extraer mayor cantidad de materias primas, vender productos manufacturados y colocar el capital excedente.

Los mecanismos que utilizó Inglaterra para obtener mayor capital y conquistar nuevos mercados se basaban en el liberalismo económico que sostenía como principios:

• La propiedad privada sin límites, como posibilidad de que el hombre lograra su felicidad, para esto se daba seguridad legar frente a los delitos contra la propiedad.

• Libertad plena de las actividades económicas: industria, comercio y contratación laboral regulados por la oferta y la demanda.

En Europa occidental, y en Inglaterra en particular, desde hace siglos, se han fundado empresas comerciales e industriales basadas en el capital de un individuo, de una familia o de varios asociados. En el S. XIX, con el desarrollo de la industrialización, fue necesario reunir capitales más importantes surgiendo así el capitalismo monopólico.

En el período de tiempo que estamos estudiando, se vuelve indispensable recurrir a millares de ahorristas quienes con su capital contribuirían a la compra de partes o acciones de una empresa en crecimiento o en proceso de creación. Cada accionista puede comprar una o varias acciones por lo tanto se vuelve copropietario de la empresa junto a otros accionistas. La acción le da cada año dividendos. Estas acciones se venden y compran en las Bolsas de Valores.

La libre competencia, que llevó a la multiplicación de empresas, se convirtió en un obstáculo para obtener mayores ganancias.

El monopolio se crea por la absorción de pequeñas empresas hasta que una o pocas de ellas controlan todo el mercado, fijando a su voluntad los precios y los beneficios.

Las Sociedades Anónimas siempre tienden a concentrarse y a crecer buscando nuevos capitales, para esto se asocian a empresas competidoras, o las compran.

Otro ejemplo de concentración de capitales fue:

El Cartel: se le denominaba así al acuerdo entre empresas independientes que se dedicaban al mismo ramo de la producción procurando dominar el mercado, pues tratan de eliminar la competencia y fijar los precios.

El trust es una forma de concentración de empresas que dominan un determinado sector de la producción para evitar la competencia.

La concentración industrial estuvo acompañada de una concentración financiera. Los Bancos se especializaron, no sólo se dedicaron al préstamo y a la emisión de moneda sino que realizaron inversiones en la industria.

Debido al desarrollo de la banca aparece un capitalismo financiero producto de la fusión del capital industrial con el bancario que controlará la vida económica de los estados.

Durante este período, la prosperidad no fue continua y ascendente, sino que hubo alternancia de períodos de prosperidad y de depresión.

Al pasaje de una etapa de prosperidad a una de depresión se le denomina crisis. Estos procesos se repitieron en el S. XIX cíclicamente, o sea que cumplen estos períodos de prosperidad y depresión un ciclo que puede variar en la cantidad de años que duran; tienen tendencias seculares, las que se manifiestan a lo largo de cien años, los llamados ciclos de larga duración, y se dan cada 50 años y los ciclos decenales o sea cada 10 años.

En las tres últimas décadas del S.XlX, Inglaterra se había convertido en el centro comercial, industrial y financiero del mundo.

Desde el punto de vista comercial, era intermediaria con el resto de los continentes, fijando los precios de los productos, disponiendo de los fletes, de los seguros y de importantes inversiones financieras, la mayoría en el exterior.



Uruguay comenzó a desarrollar una serie de transformaciones a mediados del siglo XIX que derivaron de:
• Una grave crisis interna, consecuencia de las guerras civiles que impedían en desarrollo económico.

• Una situación internacional, en la que las economías europeas, exigían mayor cantidad y calidad de materias primas y nuevos mercados para colocar capitales y productos.

El acontecimiento del período es el crecimiento demográfico que pasó de 132.000 habitantes en 1852 a 385.000 en 1868. Este crecimiento se debió a la gran inmigración, fomentada por compañías privadas que se encargaban de los gastos de transporte, aunque hubo subsidios del gobierno para que se instalaran en la campaña, pero la mayoría se quedó en la ciudad.

Hacia 1868 los extranjeros constituían el 60% de la población de procedencia mayormente de Italia, Provincia Vascas, Francia y España.

El aumento de la población trajo como consecuencia el desarrollo de la industria de la construcción, la navegación, la actividad portuaria y el comercio. Una originalidad fue el “comercio de tránsito”; debido a que Montevideo era el intermediario, por su puerto, entre las Provincias del Litoral, Paraguay y Río Grande, con Europa.

Este comercio alcanzó su auge con la guerra del Paraguay debido a la gran cantidad de mercadería que se necesitaba para el sustento de las tropas. Esto fortaleció a los comerciantes, que se dedicaba a la importación para satisfacer los gustos europeos de la población local.

La gran cantidad de dinero invertido en artículos de lujo, provocó la crítica de los sectores vinculados a la producción agropecuaria -estancieros- quienes consideraban que el dinero se malgastaba y no se invertía lo suficiente en actividades productivas.

Hacia 1863 el 77% de las importaciones desde Europa eran artículos de lujo.

En 1861 se fundaron las fábricas Liebig y Trinidad, y se impuso otra forma de explotación de la carne, mediante la conservación. Se hacía extracto de carne y corned beefd en base a carnes cocidas y enlatadas.
Estos productos tuvieron gran demanda en Europa porque eran un buen alimento para las tropas que estaban en expediciones en Asia y Africa.

Hacia 1852 el país tenía unos 800 mil ovinos, pero para 1862 pasaban los 17 millones. Este aumento fue llamado “la revolución lanar” y provocó un cambio radical en la economía rural.

Causas del aumento:

• mayor demanda de los mercados europeos, ya que el primer proveedor del mundo, Estados Unidos se encontraba inmerso en la Guerra de Secesión y había bajado su producción.


• los estancieros, en especial los de origen europeo se dedicaron a la cría de ganado lanar por ser más resistente a las inclemencias del tiempo.


• descenso del precio del ganado vacuno en los mercados mundiales.


• mayor rendimiento por hectáreas, cuatro veces mayor que el ganado bovino.

Resultados de este cambio:

• se produjo la cría conjunta de vacunos y ovinos aumentando la riqueza de los hacendados.


• cambió la estructura social de la campaña, debido a que el ganado ovino necesita más personal para su cuidado que el vacuno, lo que trajo como consecuencia la sedentarización de la población rural.


• surge el estanciero – empresario, generalmente extranjero, junto al ya existente estanciero – caudillo.


• se fortaleció la clase media rural, porque en una menor extensión de tierra o en una tierra poco fértil al criar ganado lanar rendía más.


• le dio al inmigrante la posibilidad del ascenso social, porque a cambio de sus conocimientos sobre el ganado lanar, el estanciero le proporcionó parte de la majada, con lo que poco a poco logró obtener su propio establecimiento.


• cambió la mentalidad del productor, que ahora exigirá orden y control para evitar la matanza indiscriminada de ovejas que constituía una nueva fuente de riqueza.


• permitió al país diversificarse en sus productos, ahora no solo ofrecía cuero y tasajo, sino también lana.

Desde la década del 60, van a aumentar las inversiones europeas en América Latina, especialmente las inglesas, porque eran más rentable que en Europa.



• en 1863 se fundó el Banco de Londres y el Río de la Plata.


• creación de las fábricas Liebigs con capitales ingleses y alemanes.


• establecimiento de las líneas férreas y los primeros tranvías.


• creación de la compañía del Gas.

Las crisis de 1868, 1873 y1875 pusieron fin a un largo período de prosperidad nacional.

El Estado con sus gastos exagerados, la balanza comercial desfavorable como consecuencia del pago en oro de las importaciones, y la baja de los precios internacionales de la lana y la carne, provocaron la crisis en 1868.

La crisis bancaria de Londres, creó desconfianza entre los comerciantes locales. El papel moneda se podía convertir en oro pero en los momentos de crisis, el gobierno decretaba la inconvertibilidad.

En junio de 1868 el gobierno decreta la inconvertibilidad por veinte meses. Entonces la opinión pública se dividió entre los “cursistas” partidarios de la inconversión y los “oristas” partidarios de la conversión.

Los cursistas estuvieron apoyados por bancos que estaban borde de la quiebra, ya que habían emitido más moneda que el respaldo en oro que tenían por ej. el Banco Mauá.

Los oristas eran apoyados por los grandes comerciantes que debían pagar las importaciones en oro y los bancos Comercial y de Londres que no querían competencia de otros bancos.

Al terminar el plazo de inconvertibilidad quebraron el Banco Mauá, el Banco de Montevideo, el Banco Italiano y el Banco de Navia.

La salida que el Estado encontró fue conseguir dinero prestado en el mercado interno o externo a través de la emisión de títulos de deuda pública, y por tanto el 47% del presupuesto se dedicó al pago de la deuda.

Para ello se le sacó a los sueldos de los empleados públicos, a la salud, educación y seguridad interna. Para hacer frente a esta situación, se tomaron diferentes medidas entre las que se destacan:

• la emisión de papel moneda sin respaldo oro.


• medidas proteccionistas para disminuir las importaciones y desarrollar la industria nacional.


• suspensión del pago de la deuda pública.

Las medidas afectaron a los capitalistas tanto extranjeros como nacionales que habían prestado al Estado.

Los sectores vinculados al “alto comercio” y las finanzas reclamaron una mano fuerte que pusiera orden en la economía, y la vieron en la figura de Lorenzo Latorre.

El gobierno de Latorre, concedió importantes privilegios a los ferrocarriles ingleses: exención de derechos aduaneros para importar artículos que necesitaban; exención de impuestos por cuarenta años; un pago de 24.000 libras anuales para cubrir un empréstito de 300.000 libras y cesión a la compañía del Ferrocarril Central del Uruguay de 5.000 acciones que estaban en su poder cuyo valor nominal era de 250.000 libras esterlinas.

Las ganancias de la empresa en 1879, había superado las expectativas de los capitalistas ingleses, lo que generó nuevas inversiones.

En ese mismo año, los ingleses invirtieron en el servicio de “aguas corrientes”, bajo el nombre de “Montevideo Water Works Company”, resultado del clima de seguridad que brindaba el gobierno militarista de Latorre esto provocó que también en ese año, se reanudaran las relaciones diplomáticas con Inglaterra.

Lo exigido por Inglaterra era lo que también exigían las clases altas: paz, orden interno, estabilidad institucional y fiel cumplimiento de los compromisos asumidos por el Estado Oriental.

El monopolio que usufructuaba el ferrocarril, la empresa de aguas corrientes, la del gas y el oligopolio de las compañías de seguros, contribuyeron a fomentar dudas en la clase política ya en 1890 acerca de los beneficios que acarreaba al Uruguay el capital extranjero no vigilado por el Estado.

Por eso la ley de 1888 instituyó un control estricto de la contabilidad de las empresas ferroviarias y en 1896 se fundó el primer banco del Estado: " Banco de la República Oriental del Uruguay".



Entre 1872 y 1882 se alambraron las dos terceras partes de las estancias uruguayas. Esta verdadera revolución tecnológica con sus repercusiones en el valor de tierras y haciendas, se debió a una política de los estancieros que fue implementada fielmente por el gobierno. Se les eximió del pago de impuestos a la importación de alambre, se impuso la medianería forzosa, entre otras disposiciones cuyo resultado fue una primera capitalización del medio rural. Bretes, baños, vacunas y más tarde el mestizaje, acercaron a nuestro ganado a las exigencias del mercado europeo.

Después del ovino, el alambrado fue el segundo elemento transformador de la estructura económica rural. Al dividir la estancia en potreros, las tareas de mestizaje, mejoraron, aumentando la productividad ganadera. Se pudo implantar la cría separada o conjunta de manera rotativa, de bovinos y ovinos. Se establecieron los potreros especiales de invernada, donde los vacunos recibían el engorde previo a la venta. También se pudieron aislar a los animales enfermos y evitar epidemias.

Se produjo un notorio descenso en los gastos ya que se redujo la mano de obra, por ejemplo, los puesteros, encargados de vigilar al ganado ya no fueron necesarios.

El pequeño estanciero sin tierras desapareció ya que no podía seguir utilizando las tierras del vecino.

El alambrado provocó la primera desocupación tecnológica en el país, hizo innecesario el aporte de trabajo de peones, puesteros y agregados y los fue eliminando lentamente de la estancia. Estos pasaron a vivir en los rancheríos limítrofes de las estancias (“Pueblos de Ratas”), o emigraron a las ciudades, viviendo en los suburbios. Toda esta mano de obra no tenía posibilidad de reubicación en el aparato productivo.

Significó la desaparición del gaucho y la transformación de los peones asalariados. La materia prima para las revoluciones comenzaba a escasear.

Si bien el alambrado fue positivo desde el punto de vista de la producción y para las clases altas, generó contradicciones sociales insalvables.



Ocurrieron cambios también en el orden cultural y mental. La Universidad abrió sus puertas a los estudios de Abogacía en 1849, a los de Medicina en 1876 y a los de Matemáticas en 1888. En 1877, el gobierno del coronel Latorre, inspirado por José Pedro Varela, decretó una importante reforma en la enseñanza primaria, volviéndola obligatoria y gratuita y otorgándole recursos para su desarrollo. La tasa de analfabetismo que era elevadísima, comenzó a descender. El deseo de incrementar la actividad política de los habitantes y a la vez prepararlos mejor para el nuevo orden económico estuvo detrás de esta transformación.

El Uruguay también secularizó sus costumbres y su cultura. En 1861 la Iglesia Católica comenzó a perder su jurisdicción sobre los cementerios; en 1879 el estado decidió llevar los Registros del Estado Civil aunque admitió que el casamiento religioso precediera al civil. En 1885 se instituyó el matrimonio civil obligatorio y este debió celebrarse antes que la ceremonia religiosa. En 1907 se aprobó la primera ley de divorcio.

En conclusión:

Desde sus orígenes Uruguay fue un país dependiente dentro del dominio del Imperio inglés (siglo XIX) y de acuerdo a la división internacional del trabajo, monoproductor, esencialmente ganadero y productor de alimentos.

El doloroso proceso que conduce a la independencia y a la dependencia, en el que interviene el nacionalismo del siglo XIX, y la balcanización de América propiciada por Inglaterra, en contraposición a los intentos integradores (Artigas, Bolívar), se enraban con la política aislacionista y el individualismo del neoliberalismo actual, donde también el objetivo es “dividir para reinar”.

Este medio siglo “purpúreo” convive con la “modernización” del país.

Es el tiempo del desarrollo del capitalismo en la órbita del Imperialismo inglés, del afianzamiento de la burguesía, con estrecha vinculación con el comercio exterior

La “modernización” del país y del Estado son las adecuaciones internas a las exigencias de los mercados externos como productor de materias primas y para la inversión de capitales.

Este proceso coincide con la instauración de gobiernos militares (1876-1890)y la consagración de la estructura del Estado uruguayo, moderno y centralizado.

Esos gobiernos aliados estrechamente con los grandes propietarios de tierras, y “el alambrado de los campos” como un elemento concreto, consolidaron la propiedad privada. Permitió la aceleración del mestizaje del ganado ovino, transformó la estancia cimarrona en una empresa capitalista y generó consecuencias sociales negativas para medianeros, peones y puesteros, quienes fueron a vivir a los “pueblos de ratas”

En este período el capital inglés enlaza sus intereses a los grandes propietarios del sector pecuario y quedan delineados los aspectos que dibujan la matriz agraria de la estructura económico-social nacional. De esta manera el país se presenta como un gran latifundio exportador de productos ganaderos a través de los ferrocarriles ingleses, un centro de comercio que es el puerto de Montevideo y un territorio en el que primero se buscaron materias primas y luego se lo incorpora como zona para la de inversión de capitales.

El otro aporte tecnológico de envergadura y directamente relacionado con la producción pecuaria, son los frigoríficos que hacia fines del siglo XIX van a ir desplazando al tasajo. Esa industria, que con el correr del tiempo y los intereses económicos irá afianzándose en el país, es promovida por los ganaderos que “acuciados por el estímulo de hacer llegar la carne al mercado europeo, promueven las investigaciones sobre el enfriamiento de carnes, que culminarán en una revolución técnica: los barcos y la producción congelada .La inversión del capital inglés da entonces, un nuevo impulso al desarrollo capitalista en el medio rural del país: las empresas frigoríficas y la carne congelada y en conserva, serán los productos del principal rubro exportador.

En el contexto del positivismo que tuvo en la época marcada influencia en las corrientes del pensamiento nacional, un joven admirador de la educación norteamericana ofreció su propuesta al gobierno dictatorial, (Cnel. Lorenzo Latorre).

José Pedro Varela, conocido como el “reformador de la Escuela Pública”, logró que el gobierno aprobara la Ley de Educación Común. En ella se incorporan los tres principios sobre los que a partir de ese momento se asentó la enseñanza pública en el país: educación laica, gratuita y obligatoria. Ellos constituyeron las raíces no sólo de una sociedad moderna, sino esencialmente democrática, que alcanza a la actualidad.

Además de los cambios en la enseñanza primaria, en la Universidad también se llevaron a cabo adelante varias transformaciones.. En la década de 1980, el rectorado de Alfredo Vázquez Acevedo, será el que impulse la reforma que buscaba: trasladar la Universidad a un edificio aparte, crear la Ley Orgánica Universitaria y lograr la independencia universitaria.

Enlaces Relacionados


http://webdehistoria.blogspot.com/2009/06/el-nacimiento-del-uruguay-moderno-en-la.html

http://webdehistoria.blogspot.com/2009/06/primer-fase-modernizadora.html

http://webdehistoria.blogspot.com/2009/06/cronologia-fundamentada-de-historia-del.html


http://webdehistoria.blogspot.com/2009/07/evaluacion-parcial-3er-ano-1850-1890.html

Cuestionario “Revolución Gloriosa”






1.¿En qué periodo de la historia se desarrolla la Revolución Inglesa?R: Es el periodo de la historia del Reino Unido que abarca desde 1642 hasta 1689. Se extiende desde el fin del reinado de Carlos I de Inglaterra, pasando por la República y el Protectorado de Oliver Cromwell y finaliza con la Revolución Gloriosa, que destituye a Jacobo II.

2.¿Cuál era el problema político más grande que tenía Jacobo II?R: Su catolicismo sin duda fue su mayor problema, ya que el “Parlamento Leal” lo formó principalmente por sus seguidores, apoyó la política de tolerancia religiosa y emitió la declaración de indulgencia. Jacobo espera construir una coalición que le daría emancipación católica.
3.¿Qué fue lo que ocurrió en 1688, que hizo que reventara la situación que se vivía en Inglaterra, y qué acción tomaron los protestantes?R: Jacobo tuvo un hijo, y por lo tanto se vieron amenazados con el nacimiento de una dinastía católica. La reacción a este evento originó que los ingleses se pusieran en contacto con Guillermo III, el esposo de su hija María una protestante, que hasta entonces el trono habría pasado a ella, pidiendo que intervinieran lo antes posible.
4.¿Finalmente cómo terminó esta revolución?R: Guillermo III con el consentimiento de Estados Generales partió hacia Inglaterra con un gran ejército en noviembre de 1688, a fin de restablecer las leyes y libertades de Inglaterra, Jacobo II huyó a Francia y esta acción de Guillermo III se denominó la “Revolución Gloriosa”, ya que no hubo derramamiento de sangre.
5.¿Qué sucedió en Inglaterra luego del triunfo de la revolución gloriosa, y acontecimientos importantes se dieron?R: En Inglaterra comenzó a funcionar un sistema de gobierno llamado parlamentarismo. Este sistema aseguró la participación de los súbditos en el gobierno del Estado a través del Parlamento.
Durante el siglo XVII, los grupos comerciales y manufactureros más poderosos controlaron el gobierno parlamentario con el fin de promover sus intereses económicos.
Se eliminaron los privilegios reales, aristocráticos y de las corporaciones, los monopolios, las prohibiciones, los peajes y los controles de precios, que obstaculizaban la libertad de comercio y de industria.
Se crearon y fortalecieron instrumentos que servían para el desarrollo de las nuevas actividades económicas: se creó el Banco de Inglaterra y se generalizaron las sociedades anónimas, se difundió la tolerancia religiosa y se protegió el progreso de la ciencia.
El Estado inglés promovió especialmente el desarrollo del comercio y de la industria de manufacturas.
Desde el 1700, el Parlamento prohibió las exportaciones de lana en bruto y organizó el establecimiento de artesanos extranjeros, con lo que sentó las bases del desarrollo de la industria textil.

Fuentes consultadas:

en: http://lgochoa.blogspot.com.uy

La Revolución Gloriosa

Revolución Gloriosa 

 FIN DEL ABSOLUTISMO EN INGLATERRA


La dinastía de los Tudor, que gobernó Inglaterra en el siglo XVI (1485-1603), practicaron el absolutismo, ya que mantuvieron la estructura política existente, pero controlaron al Parlamento, dominando a la Iglesia e intervinieron en la vida económica.
Inglaterra tenía desde 1215 un documento llamado Carta Magna, la que el rey Juan I de Inglaterra (Juan sin Tierra) debió aceptar para solucionar los problemas sociales y de política exterior. Tenía unos 63 artículos que aseguraban los derechos feudales a la aristocracia frente al poder del Rey, ya que ninguna persona podría ser enjuiciada sólo por la voluntad del rey, además la monarquía se comprometía a respetar las libertades religiosas y políticas. En tanto un Parlamento, integrado por nobles y comunes (alta burguesía) se encargaba de aprobar los impuestos y de aconsejar al rey.

 



DINASTÍA ESTUARDO (STUART O STEWART)

Cuando en 1603 muere la reina Isabel I, última representante de la dinastía de los Tudor, ascendiendo al trono Jacobo I Estuardo, sobrino de Isabel I que no tuvo hijos. Como Jacobo ya era rey de Escocia, quedaba Inglaterra unida a Escocia, pero con instituciones y leyes particulares. El rey dejó en claro que sus poderes eran ilimitados, ya que lo tenía por "derecho divino", por lo tanto concedido por Dios. Además, el rey profesaba la religión anglicana, lo que lo hacía chocar con el Parlamento donde la mayoría eran puritanos, es decir, aquellos que querían reformar la Iglesia Anglicana para "purificarla" de todos los elementos católicos que aún contenía.

Carlos I, hijo de Jacobo I, se convierte en rey, pero fue siempre impopular, además era casado con Enriqueta, una francesa católica, hermana de Luis XIII. Este rey, como su padre, tampoco tuvo buenas relaciones con el Parlamento, ya que este le hizo fuerte oposición, tanto que en 1628, le obligó a reconocer la Petición de Derechos a cambio de aprobar solicitudes financieras. En dicha Petición, se establecía principios tan importantes como que nadie podía ser arrestado sino de acuerdo con la ley, y que sería ilegal todo impuesto que no fuera aprobado por el Parlamento.
El rey Carlos I enojado por estas medidas, decidió no pedir más la colaboración del Parlamento para gobernar, tal cual un rey absoluto.
Una de las medidas que el rey tomó, fue la de volver a cobrar un viejo impuesto llamado ship money, en la que se cobraba dinero para a construcción de barcos. Aquí se hizo famoso John Hampden, quien se negó a pagar el impuesto, por lo que fue llevado a prisión, convirtiéndose en un héroe para el pueblo.
Pero la situación de Carlos I empeoraba, ya que estaba la amenaza de una sublevación en Escocia, por lo que necesitaba mucho dinero, por lo que no tuvo más remedio que convocar al parlamento, el cual fue conocido como Parlamento Largo, ya que duró casi quince años.
Dicho parlamento comenzó a juzgar a colaboradores del rey, y  a condenarlos a muerte; también suprimió a los tribunales de justicia elegidos por el rey; prohibió recaudar el ship money, y obligaba al rey a convocar al Parlamento por lo menos una vez cada tres años.
Carlos I se presenta en el Parlamento para detener a sus miembros, pero estos ya no estaban.






LA GUERRA CIVIL
"Una representación de la ejecución
de Carlos I por un testigo ocular"
 de John Weesop. 1649
En 1642 las fuerzas del rey Carlos I y las del Parlamento se enfrentaron. La guerra sería ganada por las fuerzas del parlamento gracias a Oliverio Cromwell, un campesino rico, quien formó una poderosa caballería, los "hombres justos y temerosos de Dios",  todos fanáticos puritanos. Se los conocía como los "flancos de hierro".
Tras cuatro años de lucha, el rey Carlos I se rinde. Fue llevado a juicio y condenado a muerte por "tirano, traidor, asesino y enemigo público de la felicidad del pueblo".

LA REPÚBLICA Y LA DICATADURA DE CROMWELL
Oliver Cromwell
El Parlamento abolió la Cámara de los Lores y la dignidad real, por lo que ahora gobernaría en Inglaterra un Consejo de Estado formado por parlamentarios y oficiales del ejército, cuyo dirigente fue Cromwell. Así nace la República, denominada Commonwealth (patrimonio común), que no fue por voto popular, sino que fue impuesta por una minoría. Cromwell aseguró el orden, y venció sublevaciones en Escocia e Irlanda, y en especial desarrolló el comercio gracias con un Acta de Navegación: este documento establecía que las mercaderías importadas a Inglaterra debían ser llevadas en un barco inglés, así se convirtió en una potencia marítima, sacándole el puesto a Holanda.
Un documento llamado Instrumento de Gobierno le dio a Cromwell el cargo vitalicio de Lord Protector, convirtíéndose así en un dictador, gobernando sin oposición y centralizando todo el poder.
Duró cinco años en su cargo, ampliando su poderío en el exterior, pero dentro del país había resistencia por la falta de libertades.
Al morir Oliver Cromwell, hereda su hijo Ricardo, quien no tenía condiciones para gobernar, por lo que renunció a su cargo en 1660.
El gobierno quedó en manos del ejército, pero el general escocés Monk, marchó sobre Londres y reunió a los sobrevivientes del Parlamento Largo, y les ordenó que hubieran elecciones.
Ese nuevo Parlamento llamó al hijo del asesinado Carlos I para que ocupara el trono, así se restauró a los Estuardos.

Carlos II tuvo conflictos con el Parlamento, el que en 1673 aprobó la Bill of Test (ley de prueba) la que exigía ser anglicano para ocupar cargos públicos, quedando así los católicos seguidores del rey fuera del gobierno.
En 1679, el Parlamento también votó una de las leyes más importantes de la historia de Inglaterra, la Habeas corpus (tener el cuerpo) por la que un juez debía examinar si la detención de una persona era justa, así nadie podía ser apresado por más de tres días sin ser sometido a juicio. Es una garantía fundamental para la libertad individual, impidiendo detenciones por el capricho del rey o de otro funcionario. Hoy continúa siendo parte de la legislación universal.
Es en esta época que aparecen los partidos rivales, los whigs, quienes pretendían disminuir lo más posible el poder del rey en beneficio del Parlamento y que con el tiempo se conocerían como liberales. Mientras que los tory (tories) eran conservadores y partidarios de la monarquía absoluta.

LA REVOLUCIÓN GLORIOSA
En 1685 sube al trono Jacobo II, hermano del rey anterior, conocido por ser ferviente católico, y pondrá a muchos de ellos en cargos de gobierno. Los  ingleses toleraron esto porque el rey ya era anciano (60 años) y lo sucedería su hija María, protestante y casada con Guillermo de Orange de Holanda.
Pero en 1688, la segunda esposa del rey Jacobo dio a luz a un varón, por lo que habría un rey católico en Inglaterra.
Entonces los tories y los whigs se pusieron de acuerdo y llamaron a Guillermo de Orange para que expulsase a los Estuardos de Inglaterra, y así lo hizo. Jacobo II huyó con su familia a Francia y vivó el resto de su vida como huésped de Luis XIV.
Bill of Rights
Frente a esto, el Parlamento declaró vacante el trono, y convocó a gobernar a Guillermo y María, pero ellos debieron firmar la Declaración de Derechos (Bill of Rights) de 1689, allí se establece que los reyes deben ser anglicanos. Los reyes no podían suspenderse ni aplicarlas sin el consentimiento del Parlamento. No se podían cobrar impuestos ni organizar el ejército sin aprobación parlamentaria. Los impuestos solo valían por un año, obligando a los reyes a convocar al Parlamento por lo menos una vez al año, y los miembros que lo integraran serían elegidos libremente.
También en 1689 se firmó el Acta de Tolerancia que afirmaba a la religión anglicana como oficial pero concedía libertad de culto a las distintas iglesias protestantes, pero no así a los católicos o los cuáqueros.

De esta manera, con la Revolución que llamaron Gloriosa, por no derramar ni una gota de sangre, Inglaterra deja de tener una monarquía absoluta para tener una monarquía limitada y evolucionar hasta ser una monarquía parlamentaria, como lo es en la actualidad.
El gobierno se dividió en tres poderes separados entre si. El Poder Ejecutivo compuesto por  le rey y su gabinete; el Poder Legislativo representado por el Parlamento, que estaba formado por la Cámara de los Lores integrada por nobles y obispos anglicanos y la Cámara de los Comunes cuyos miembros eran elegidos por sufragio censitario, es decir los que podían demostrar tener determinados ingresos; y un Poder Judicial.

                                              ESQUEMA REVOLCIÓN INGLESA


Actividades Frida Kahlo




Texto

Frida Kahlo nace el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, una zona de la Ciudad de
México. Su nombre completo era Magdalena Carmen Frida Kahlo Calderón. Su padre
era Guillermo Kahlo, un fotógrafo de origen húngaro y su madre era Matilde
Calderón, mexicana descendiente de indígenas americanos y de españoles.
Frida pasa su infancia en la casa familiar de Coyoacán, conocida como La Casa
Azul, porque tenía las paredes azules. En la actualidad, esta casa es un museo. Dos
rasgos físicos muy peculiares de Frida Kahlo son sus cejas gruesas y sus grandes ojos
negros.
En 1925 tiene un accidente de tráfico cuando viajaba en un autobús. En ese
accidente se daña los huesos, especialmente la columna vertebral. Después del
accidente empieza a pintar.
En 1929 se casa con el pintor de murales Diego Rivera. Se divorcian más
tarde y se casan de nuevo, por segunda vez. Diego pinta muchas veces a su mujer
con el vestido tradicional mexicano. Frida viajó a París, Francia, y varias veces a los
Estados Unidos.
Durante su vida pinta decenas de autorretratos. También pinta paisajes y
retratos de personajes importantes de su época. Muchos de sus cuadros reflejan
acontecimientos de su vida. Su pintura tiene mucho colorido. Una importante
inspiración para Frida fue la pintura tradicional mexicana. La obra de Frida tiene
también rasgos del surrealismo pero, sobre todo, es muy original.
La salud de Frida Kahlo era muy débil. Muere en 1954.


Preguntas de Comprensión

a. ¿Cuándo nace Frida? ¿Cuándo muere? ¿Cuántos años vive?
b. ¿Cuándo empieza a pintar?
c. ¿Cuál era la profesión de su marido?
d. ¿Cómo era la salud de Frida?
e. ¿En qué párrafo del texto encuentras información sobre la pintura de
Frida? ¿Qué tipo de cuadros pintaba Frida?


TEXTO

‘‘La mejor biografía de Frida Kahlo está en sus cuadros. Cada apunte, línea, forma,
traza su perfil. Cada color -del rojo al amarillo, al blanco-, la intensidad de su
espíritu. Pocas obras son tan claramente autobiográficas como las de Frida. En sus
lienzos están sus amigos y sus amores, su cuerpo roto, sus abortos, sus sueños en
los que hablaba a veces con los muertos, su dolor agudo, constante, multiplicado
por las horas que fueron días, semanas, meses, años.”


FRIDA KAHLO

Magdalena Carmen Frida Kahlo nació en México, el 6 de julio de 1907. Fue el año de
la Revolución Mexicana. Pienso que esto influyó en su pensamiento político durante
toda su vida.
Frida fue a la Escuela Nacional Preparatoria y, debido a la necesidad de trabajar, se
empleó en un estudio de arte. Allí encontró su vocación.
El 17 de septiembre de 1925 tuvo un accidente en un tranvía y Frida resultó
gravemente herida. La columna vertebral se le rompió en tres partes de la zona
lumbar; tuvo once fracturas en la pierna derecha y se rompió el pie. También le
diagnosticaron la pelvis rota.
Durante mucho tiempo tuvo que guardar reposo en casa y dedicó su tiempo a
pintar. Su vida, desde 1925, fue constante dolor y sufrimiento físico.
Frida se casó con Diego Rivera (muralista mexicano) el 21 de agosto de 1929,
cuando Diego tenía cuarenta y un años y ella veintidós. Aunque se dice que Diego
era terriblemente feo, a Frida le apasionó su brillante sentido del humor, su
vitalidad y su talento artístico. El primer año de matrimonio Frida se quedó
embarazada, pero tuvo un aborto inesperado.
Diego solía mantener relaciones con muchas mujeres. Incluyendo a la hermana de
Frida. Decidieron divorciarse en 1939, pero un año después se volvieron a casar.
Debido a que Frida no podía tener hijos, "adoptó" mascotas. Solía decir que eran
sus "hijos". En sus autorretratos, a veces, pintaba animales con ella: "Yo y mi
autorretrato" (1941) y " Autorretrato con monos" de 1943.
En 1950, Frida tuvo varias operaciones en la columna vertebral y se quedó en el
hospital nueve meses. En 1954, se puso gravemente enferma y murió el 13 de julio
de ese mismo año. La causa de su muerte fue una embolia pulmonar.
Lo que admiro en Frida Kahlo es su capacidad de afrontar las situaciones difíciles.
También admiro su capacidad de sobresalir en una época y en un medio social en el
que las mujeres no tenían muchas posibilidades de destacar, sobre todo estando
casada con un personaje famoso como Diego Rivera. Admiro los colores en sus
pinturas y el tema y los motivos mexicanos que tanto añoro.